Una mejor calidad de vida, liberar tensiones y estrés, conectarse con los beneficios de la naturaleza, son todas ventajas que surgen al estar cerca de un entorno natural de manera permanente. Es la razón por lo que hoy más que un lujo, se ha convertido en una prioridad para quienes buscar invertir en una propiedad.

Ahora si a un entorno natural se le agrega la cercanía con la ciudad, entonces se acrecientan los atributos que un determinado proyecto inmobiliario puede tener en este sentido.

Comunas como Limache, al interior de la V Región, ofrecen oportunidades reales para vivir inmerso en la naturaleza y a pocos minutos de la ciudad. De ahí que proyectos como Reserva Las Añañucas de Campos Dhelos ha cautivado  por sus encantos, transformándose en un lugar ideal para invertir tanto en primera como en segunda vivienda.

Dentro de las ventajas que se desprenden al vivir cerca de la naturaleza está el que las personas incrementan el ánimo y la autoestima, y a su vez  aminoran la agresividad e irritabilidad.

La naturaleza ofrece  también beneficios para la mente al permitir un mayor desarrollo de la concentración, y para la salud, ya que el contacto con una mejor calidad de aire se traduce, por ejemplo, en menores enfermedades respiratorias. Ayuda, además, a elevar los niveles de endorfina en el cuerpo, lo que genera una sensación de mayor energía y felicidad, lo que redunda en individuos más felices y optimistas.

Y si se continúan enumerando las ventajas de vivir en un entorno natural, están los innumerables momentos de paz que  acá se pueden encontrar, dando como resultado un espacio de tranquilidad ideal para vivirlo en compañía de la familia y amigos.

Si estás pensando en invertir, entonces no puedes dejar de considerar la lista de atributos que aporta estar cerca de la naturaleza; por ello, la presencia de áreas verdes, es un factor a tener en cuenta en tu próxima decisión de compra.

Share This